El Director de Cantos no puede cantar. ¿Qué haces?

imprrh@gmail.com —  October 25, 2014

En el primer servicio de adoración al llegar a minueva iglesia lo note. El equipo de alabanza no era muy bueno. Eran buenas personas que tenían buenas intenciones, perose salían de la nota, de ritmo, de todo. Especialmente uno de ellos. Él era bueno en computadoras pero un terrible cantante. ¿Qué harías? ¿Cómolo harías?

Con toda honestidad, no fue uno de mis períodos más fáciles como pastor. Fue difícil hacerles entender que sus talentos serian mejor usados en otros ministerios. Hubo algunos sentimientos heridos. Hubo algunos gruñidos. También hubo una gran cantidad de gente nueva que comenzaron a llegar a la iglesia aseverando que habían sido inspirados y tocados por la excelencia en la música.

Tengo dos puntos antes de entrar a las sugerencias

*Yo no estoy tratando de abogar por un estilou otro. Estoy tratando deanimartea la excelencia, no importa qué estilo utilice su iglesia.

*Estoy de acuerdo en que cada iglesia tiene sus desafíos únicosy mis sugerencias podrían no funcionar en todas las iglesias. Este artículo puede, sin embargo, iniciar conversaciones importantes en su congregación para asegurarse de que animamos a la gente a ministrar en su área de talento, no de preferencia.
¿Qué haces?

1.100vs1.

Cuando tenemos personas ministrando en un área fuera de su habilidad y suponiendo que tenemos mejores opciones en la iglesia (cosa que teníamos) a menudo no nos atrevemos a hacer un cambio por el temor de lastimar al 1. ¿Qué pasa con los otros 100? ¿Quién se preocupa por ellos? ¿Quién se preocupa por el impacto de la mediocridad a los invitados? Me parece injusto para salvar a la 1, pero sacrificar los 100.

  1. Valentía de liderazgo.

El verdadero liderazgo se trata de ayudar a crecer a todos, no mantener a todos contentos. Alguien ha dicho que el “secreto del éxito no lo sé, pero el secreto del fracaso es tratar de mantener a todos contentos”. Sé que la confrontación es difícil, especialmente para algunos pastores, que entraron en el ministerio porque querían ayudar a la gente. Una de las cosas más peligrosas que puede hacer un pastor quitarle poder a alguien. Hay personas que sienten que si no tienen un cargo su identidad sufre. Esto debe ser hecho con oración, respeto, pero intencionalmente. (¡Recuerde los 100!)

  1. Enseñar acerca de la adoración.

Muchos pastores, a causa de la papa caliente que la adoración es, se mantienen alejados de este tema. Eso es un error. Enseñar acerca de la adoración con equilibrio, de forma coherente y con bases bíblicas es necesario. Traigan expertos en adoración. Por expertos me refiero a las personas que realmente saben de lo que están hablando, no a personas que se inventan cosas y utilizan pseudo-ciencia para probar sus preconceptos.

Aquí hay un ejemplo de una lección que compartí con mi equipo de adoración y mi iglesia. Hay 5 C que hacen un equipo de adoración efectiva:

  1. Carácter- Cualquiera pueden cantar. No todo el mundo puede dirigir adoración. Es imperativo que las personas que llevan a otros a Jesús tengan una relación con Jesús. Perfecto, no. Conectado, sí.
  2. Competente: ¿Puede cantan? ¿Puede sostener una nota? ¿Los niños lloran y gatos maúllan cuando toman el micrófono? ¿La gente se estremece cuando los ven pasar? Otra vez, todos pueden cantar, pero no todos son bendecidos con el don de dirigir.
  3. Compañerismo- No sé qué es, pero los equipos de adoración / coros son un terreno fértil para conflictos. Cuestiones no resueltas dentro del grupo de alabanza se extiende y se convierten en una distracción en lugar de una bendición.
  4. Compromiso- ¿Viene con puntualidad y constancia a la práctica del grupo? ¿Lo toma en serio durante la práctica? ¿Está dispuestos a hacer el esfuerzo necesario para mejorar en todas las áreas?
  5. Cristo- ¿Es Cristo y su mensaje el centro de la adoración o es mi habilidad o preferencia musical? Levantar a Cristo es primordial. Que brille Jesús. Que brille su gracia. Que sea famoso nuestro Creador, no su creación.

Considere esta cita: “El canto es una parte de la adoración de Dios, sino en la manera torpe en que se realiza a menudo, no da crédito a la verdad, y no honra a Dios. Debiera haber un sistema y un orden en esto, así como cualquier otra parte de la obra del Señor. Organícense un grupo de los mejores cantantes, cuyas voces puedan dirigir a la congregación, y luego dejen que todos se unan a ellos. Los que cantan debe hacer un esfuerzo para cantar en armonía, deben dedicar algún tiempo a la práctica, que se pueda emplear este talento para la gloria de Dios. {Evangelismo 506,2}

 

 

 

imprrh@gmail.com

Posts Google+