Tu eres tonto. No, tú eres. No, tú.

imprrh@gmail.com —  October 17, 2014

Esto no es un artículo sobre la ordenación de mujeres, pero voy a utilizar el presente debate para ilustrar un punto, un problema y una perspectiva que se ha vuelto demasiado común en nuestra iglesia. He visto las siguientes declaraciones en las últimas semanas en la red:

*Las personas que no creen en la ordenación de las mujeres son unos machistas que odian a las mujeresy que quieren enviarnos a todos de vuelta a la Edad de Piedra.

* Las personas que creen que la Biblia apoya la ordenación de las mujeres son parte de una conspiración de Satanás / iglesia católica / el mundo (o todos ellos) para derribar la iglesia Adventista.

Francamente, estoy cansado. He tenido suficiente conflicto para que me duren tres vidas. Me he diagnosticado a mí mismo con la enfermedad “Estoy harto de la lucha interna.”

Así que, sean cuales sean sus convicciones, permítanme ofrecer tres sugerencias:

1. Libertad. Una de mis frases favoritas es: en lo esencial, unidad. En lo no esencial, libertad. En todo amor. A pesar de que he llegado a la conclusión de que no hay un mandato bíblico para impedir a las mujeres servir como pastoras ordenadas, entiendo que personas fieles, amorosas, estudiosas y espirituales han llegado a una conclusión muy diferente. Podemos debatir, podemos compartir puntos de vista, pero yo no estoy autorizado a insultar o hacer declaraciones en cuanto al nivel de espiritualidad que posees porque crees diferente a mí. En la última semana, una persona que considero un amigo declaro a todo el que cree en la ordenación como personas que fueron engañados, del demonio y agentes de Satanás. Eso me aflige. Podemos hacer mejor. Debemos hacer mejor.

  1. Miedo. Francamente, los argumentos basados ​​en el miedo no nos llevan a ninguna parte. Lo veo en muchas conversaciones de las redes sociales. Veo el miedo que el próximo año la Conferencia General votará abajo no sólo la ordenación de pastoras, sino también cualquier tipo de ordenación. Veo temor de que si ordenamos las mujeres, luego al día siguiente estaremos nombrando pastores homosexuales. Veo temor de que esto abrirá la puerta a los jesuitas a infiltrarse en la iglesia. El miedo paraliza. El miedo neutraliza el pensamiento racional y destruye el discurso productivo. El miedo nunca es la solución. Lo que me lleva a mi último punto.
  2. Fe. Yo creo que le damos al diablo / sociedad / los humanos demasiado crédito. Actuamos como que esta es la primera vez que una controversia ha agitado la olla en la iglesia. Tenemos amnesia selectiva y olvidamos que al final del día, esta iglesia estaba aquí antes que nosotros y estará aquí después de que nos hayamos ido. Tengan fe en Dios. Esto no es un McDonalds que estamos tratando de operar. Esta es una organización espiritual. Como tal, se requieren soluciones espirituales. Ten fe. Eso no quiere decir que dejes de trabajar, pero basa tus operaciones desde la perspectiva de la fe. La libertad. No el miedo. Miedo es la fe en reversa.

Por lo tanto, vamos a empezar por orar por nuestros líderes. Seguido inmediatamente por oraciones específicas por las personas que están “del otro lado”. Seguido de oraciones por ti mismo, manteniendo una mente abierta y los brazos extendidos.

 

imprrh@gmail.com

Posts Google+