20/20 Veinte lecciones- parte 2

imprrh@gmail.com —  June 21, 2014

Estoy muy emocionadoy agradecido que estás leyendo esteblog, hoy continuamoscon la segundaparte de nuestraserie de cuatro partes: 1. Usted es responsable de su propio crecimiento. Me convertí en un teólogo en el seminario, luego llegué a la iglesia y me entere de que no tenía muchas de las características de liderazgo que necesitaba. Con el fin de convertirme en un mejor líder, tenía que tomar el asunto en mis propias manos. Francamente, nunca tuve mucho entrenamiento formal en liderazgo de eventos de conferencia. Así que decidí hacer lo siguiente: a. Leer al menos un libro por semana. No siempre lo logro, pero me mantiene leyendo. Es verdad lo que dicen, los líderes son lectores. b. Ir a por lo menos una conferencia al año que me ayudaría a crecer como líder. Recuerdo que fui a una conferencia de John Maxwell cuando estaba empezando mi ministerio. c. Ir a por lo menos a una iglesia que estaba haciendo las cosas bien. Sales inspirado, y te ayuda a entender lo que se puede hacer.

2. Publicar o perecer. La mayoría de lospastores con los que hablo tienen un libroen ellos. Escuchomuchos sermonesy estoyimpresionado por elnivel de profundidad yvisiónque tienen.Lástima quenadie va aser bendecidopor ellosporque estándemasiadoocupados odemasiado perezosos(estoy exagerando, lo sé) para escribir. Empecé a escribiruna lecciónsemanal para mis grupos pequeños en el año 1996.En el año 2007 puse esas lecciones en libros,más de30.000copiashan sido distribuidas. Sino fuera porla escriturasemanalconsistente,nunca habríasido capaz deperfeccionar la práctica de escribir(algo que todavía me esfuerzo porhacer).Escribe algotodos los días.

3. Si la gente no te dan oportunidades, fabrica tus propias. En 2007 cuando hablé con una de las editoriales acerca de un libro para grupos pequeños que había editado y escrito junto con muchos de mis colegas se rieron de mi. Creo que la frase fue “¿quien eres tu?” Con un poco de ayuda de la conferencia publicamos el libro nosotros mismos. Encontramos el editor, diseñador, casa publicadora y empezamos a hacer llamadas en frío a los pastores y líderes de toda la división y más allá para ofrecer el recurso. En 7 años hemos publicado más de 10 libros, incluyendo el libro del año misionero http://www.adventistbookcenter.com/failure-is-not-final.html

Ahora tengoacceso alas editorialesy tengo un porcentajemucho más alto deprobabilidadde ser aceptado.Perosi me hubieradado por vencido, nunca habría ocurrido.

4. El poder de la visitación. La visitación me dio tres ventajas: a. Idea para sermones. Quiero predicar de lo que la gente necesita. Sentado a la mesa con mis miembros me dio una idea más clara de sus vidas y sus necesidades. b. Un toque personal. Tuve una iglesia de 900 miembros. No pude visitarlos a todos, pero eso no significaba que no podía visitar a algunos de ellos. (véase el punto 5) c. Perspectiva realista. Muchas veces, sobre todo en la recaudación de dinero, tendemos a mirar a la congregación y ver a una multitud que puede contribuir. Sentarse con la gente en sus casas me dio una visión realista de nuestras finanzas.

5. Pasar del 80% de su tiempo con el 20% de sus líderes. !Me hubiera gustado haber hecho esto mucho antes! Ya que todo sube y baja de acuerdo al liderazgo, sus principales líderes necesitan que usted los mire a los ojos y comparta su vida con ellos. Nos vemos la semana que viene. Si tiene preguntas o comentarios, por favor hágamelo saber en la sección de comentarios

imprrh@gmail.com

Posts Google+