20/20 Veinte Lecciones del Ministerio

imprrh@gmail.com —  June 14, 2014

No hace mucho tiempo atrás celebré mis primeros 20 años en el ministerio. Fue en realidad un par de años atrás, pero el título 22/22 no era muy atractivo, así que lo mantuve en 20. Durante las próximas 4 semanas voy a abrir mi corazón y compartir lo que considero las lecciones más importantes que he aprendido en el ministerio. Voy a tratar de ser práctico, real y útil. Esperemos que puedas aprender de mis errores y aciertos (más de lo primero para compartir con seguridad). Vamos a empezar:

1. La mayoría de conflictos en las iglesias es por el poder y el control. No es acerca de lo que crees que es. La mayoría de los conflictos que vas a ver no tiene nada que ver con asuntos de significado eterno. He encontrado que el problema detrás del problema es el poder y el control. ¿Quién decide? es la pregunta. Una de las cosas más peligrosas que puede hacer un pastor es quitarle poder a una persona. El mejor consejo que te puedo dar es éste: ten conversaciones difíciles temprano. Personas que son controladoras rara vez cambian.

2. Si no estableces límites, vas a salir atropellado. La mayoría de “emergencias”, no lo son. No te olvides de la iglesia, pero no juegues el papel del salvador. Sólo hay un esposo de la Iglesia, su nombre es Jesús. Yo era muy malo en esto. Me sentía culpable si yo no estaba trabajando. Si la gente se presentaba en mi casa sin avisar yo actuaba como si estuviera a punto de salir, ya sea de visita o para trabajar en mi sermón. Siendo que la gente va a hablar de todas maneras, asegúrese de establecer límites claros. Escríbelos. Póngalo en el acta de la junta. Dígalo de una manera positiva, pero sea firme. Trabaja duro. Descanse duro. Dado que en el ministerio no hay línea de llegada, debes decidir de antemano cuándo descansar.
3. Divida el día de la semana de trabajo en tres partes. Esto lo aprendí temprano en el ministerio y funcionó para mí. Dividí el día en tres partes: 8:00 am-12: 00pm 12:30 pm-4: 30pm 5:00 pm-8: 30pm Traté de hacer mi trabajo en dos de los tres y utilizar el otro para asuntos personales. Eso me dio un respiro y me mantuvo a cuentas. Cuando tuve hijos, me aseguré de que estaba en sus juegos y actividades, por lo que trabaje los primeros 2 segmentos. Como las estaciones de la vida cambian, se deben hacer ajustes.
4. ¿Vale la pena?Esta pregunta me la hago cuando paso por momentos difíciles. Cuando plantamos una iglesia, tuve muy feroz oposición. Cartas fueron escritas, por lo general sin firmar. Se hicieron llamadas telefónicas. Reuniones secretas. Amenazas de la retención del diezmo. Al pasar a través de la tormenta, me hice esta pregunta: en 20 años, cuando mire hacia atrás, ¿pensaría que “valió la pena”? Decidí que si. Así que seguimos adelante con los planes. Esa iglesia es una congregación próspera ahora. Valió la pena.
5. Las personas que hablan mal sobre el pastor que sale, con el tiempo hablaran mal de ti. A pesar de que nos cueste admitirlo, se siente secretamente bien cuando sabes que estas mejor que la administración anterior. He escrito en otro blog acerca de la necesidad de tener cuidado con la primera persona que quiere llevarte a almorzar cuando llegues. Pocas veces he conocido a una persona que se quejó del pastor anterior que fue de gran valor para la iglesia o para mi ministerio. Hay una razón por la que tenían problemas, la mayoría de las veces no era totalmente culpa del pastor anterior. Deje claro desde el púlpito y en su equipo de liderazgo: No voy a entretener ninguna conversación acerca de mi predecesor. Busque maneras de afirmarlo a él / ella.

¿Comentarios? Dejame saber que piensas.

imprrh@gmail.com

Posts Google+

One response to 20/20 Veinte Lecciones del Ministerio

  1. muy bueno. esperamos las otras partes