Pesadillas de Música y Adoración

imprrh@gmail.com —  May 3, 2014

Fue un miércoles por la noche. Yo era un joven pastor. Un invitado se presentó a la iglesia y preguntó si podía cantar. No hable con él, mis lideres me preguntaron. Como yo confiaba en ellos aprobé la música especial.

El señor canto. O mejor dicho, trato de hacerlo. El trató de expresar verbalmente lo que había oído en la pista. No sonó nada como la pista. Fue el peor intento de canto que he oído. La pista de acompañamiento era sólo música de fondo, porque parecía que estaba cantando una canción completamente diferente. Era uno de esos ” tierra trágame, voy a matar a alguien ( en nombre de Jesús ), este es probablemente mi último día como pastor ” momentos.

Cuando terminó, alguien dijo amén. Con entusiasmo. (hay uno de esos en tu iglesia también)
Tengo la oportunidad de estar en una iglesia diferente cada sábado. He oído lo bueno, lo malo y lo feo. He aquí tres sugerencias para las personas que dirigen la adoración / cantos en la iglesia.

1. Elija canciones que la gente conoce. (Por la gente que quiero decir otras personas que no están en tu grupo de alabanza.) Yo creo en la regla del 20%. No más del 20% de las canciones en el servicio de canto deben ser nuevas para la audiencia. Esto ocurre demasiado. Especialmente la primera canción. Los momentos de adoración no son los mejores para practicar. Mientras menos conocidos los cantos para la gente y para usted más fácil será cometer errores. (ver # 3 ). Ahora para ser justos, yo no creo que Dios dejo de inspirar nueva música en el 1957. Las nuevas canciones no son nuestros enemigos. Pero, no sea tan relevante que pierda su audiencia.

2. Elija cantar sobre hablar. Uno de estos días voy a escribir un blog acerca de los líderes de adoración que hablan y hablan… y hablan. Ese día no es hoy. Mientras que es cierto que un pensamiento corto puede preparar las mentes y los corazones de la gente a la adoración, por favor no hagan esto:

a. Cuente una historia larga. Sobre todo acerca de ti mismo. Sobre todo si no tiene nada que ver con la canción. No se trata de ti. b. Regañar a la gente por no cantar o decirles que canten mas alto no funciona. ¿Por qué haces esto? La vergüenza y la culpa no hacen ningún bien. c. Hagan que la gente se pare y se siente constantemente (especialmente mantenerlos de pie por 4 canciones). ¿Sabes a quién le gusta esto? Déjame ver … A NADIE. Ni a las visitas, ni a las personas con hijos pequeños, ni a las personas con problemas de espalda ni a los que sufren de incapacidad de desarrollo vertical.

3. Elija la preparación antes que hacer las cosas a último minuto. Repita esto después de mí: Ultimo. Minuto. Es. Mi. Enemigo. Cuando se hacen las cosas de último minuto cosas malas suceden: a. Comienzas a cantar las mismas canciones una y otra vez. Si vuelvo a oir el “El Mejor Lugar del Mundo” me voy a tirar del 7mo piso. b. La probabilidad de que el equipo / piano / micrófono / proyector no funcionen bien es mayor.

Les dejo con esta cita familiar, pero muy práctica de Elena G. de White : “El canto es una parte de la adoración de Dios, sino en la manera torpe en que se realiza a menudo, no da crédito a la verdad, y no honra a Dios. Debiera haber un sistema y un orden en esto, así como cualquier otra parte de la obra del Señor. Organícense un grupo de los mejores cantantes, cuyas voces puedan dirigir a la congregación, y luego dejen que todos se unan a ellos. Los que cantan debe hacer un esfuerzo para cantar en armonía, deben dedicar algún tiempo a la práctica, que se pueda emplear este talento para la gloria de Dios. {Evangelismo 506,2}

Dios. Excelencia. Organización. Práctica. Suena como un gran plan para mí.

imprrh@gmail.com

Posts Google+