Cinco (aún más) cosas que me gustaría que se dejaran de decir desde el púlpito

imprrh@gmail.com —  December 15, 2013
Esta es la tercera parte de nuestra serie sobre cosas que decimos desde el púlpito que deben ser modificadas, borradas o eliminadas. Ocurre tanto… ¡pero se puede cambiar!
He aquí las próximas cinco:

1. Esto será corto.
Ya sea un anuncio o un pensamiento devocional, esto casi nunca es el caso. “El anuncio corto” es una contradicción de términos. Cuando alguien se presente a su evento / programa / servicio de adoración preguntando si ” pueden hacer un breve anuncio ” mirelo, digale que espere un minuto y salga corriendo. Siempre se puede pedir perdón después.

2. Para concluir.
Predicar un sermón es como volar un avión. La conclusión del sermón es como el aterrizaje de un avión. ¿Sabes lo que pasa cuando usted vuela un avión en círculos y no lo aterriza? Se estrella y se quema. De ahí viene el olor a humo que usted percibe en la ropa después de predicar. Tú sabes quién eres. ¡Aterriza el avión! El evangelio es eterno. La conclusión no debe serlo.

3. Para hacer esta historia larga, corta.
Demasiado tarde. Generalmente, cuando se hace esa declaración, la historia ya es larga. Esta frase es una prima del # 1 (ver arriba). Esto es especialmente preocupante cuando es la quinta vez que usted ha oído esa historia. Para la persona que está casada con esta persona, quiero que sepas que siento tu dolor.

4. Las visitas por favor pónganse de pie. Ustedes son las flores de nuestra iglesia.
Esta frase contiene tres errores cruciales.
a. Visitas. Una mejor palabra es invitado.
b. Póngase de pie. A nadie le gusta eso. Está probado científicamente. ¡A nadie!
c. Flores: Imagine una iglesia con miembros procedentes de México (o cualquier otro país). Viene un hombre como invitado, con el cinturón, el sombrero y las botas. Un macho de machos. Un hombre entre los hombres. Le pidieron que se pusiera de pie. Lo llamaron una flor. Nunca regresó

5. Para honra y gloria de Dios, y el deleite de ustedes.                                                                                                                        ¿Podríamos cambiar esa frase aunque sea de vez en cuando?

¿Hay algunas otras que usted puede pensar? Envíeme un correo electrónico a rhernandez@southernunion.com

imprrh@gmail.com

Posts Google+