Pequena Iglesia. Gran Potencial

imprrh@gmail.com —  September 16, 2013

Cuando llegue a la pequeña iglesia rural en mi primer sábado, tenían 6 personas en asistencia. La iglesia se componía de una sola familia (que parecía hacer todas las decisiones ), una visita, otro miembro que venía y se iba según la temporada de cosecha y la directora de la escuela sabática que daba la bienvenida, se sentaba, daba el misionero, se sentaba, daba la música especial, se sentaba. No sé si quería dar la ilusión de que más personas estaban presentes, ¡pero no funcionó!

A veces creemos que más grande parece ser mejor, sobre todo cuando se trata de iglesias. Oímos hablar de las grandes iglesias en otras partes con cientos (incluso miles) que llegan a experimentar el servicio de adoración, hay voluntarios por docenas y hay clases de Escuela Sabática (en plural, como en más de una). La realidad es diferente para muchas congregaciones. Muchas de nuestras iglesias son pequeñas con menos de 75 asistentes. Esto plantea algunos desafíos y oportunidades reales. Si usted pertenece a una pequeña iglesia  aquí hay 7 preguntas a tener en cuenta:

1. ¿Quiénes somos? Usted no es una iglesia grande. ¡No trate de ser una! Elige una cosa, y hazla con excelencia. Se conocido en tu comunidad por esa característica. Promuévela. Habla de ella. Anima a personas a participar en ella. Siéntete orgulloso de ella.

2. ¿Es nuestro enfoque salud o crecimiento? Los organismos sanos crecen. Muchas veces las  iglesias no crecen no porque no puedan, sino porque no quieren. Las luchas internas y disfunción general nos mantienen atrapados en un círculo vicioso de mediocridad. La gente en la comunidad ya están en mal estado. No necesitan ningún drama adicional en su vida. Cuando una persona se une a una iglesia asi y ve toda la disfunción allí pueden llegar a ser inoculados por vida contra el cristianismo . Busque la salud. Va a crecer.

3. ¿Cómo tratamos a los invitados? Un extremo es sofocar a los huéspedes. Son pocos y  cuando aparecen la gente quiere que se unan inmediatamente y los sofocan con información (a veces un poco de información extrema como los males de la leche)  Por favor, no lo hagas. Jesús no murió para que dejaras de comer queso. Seguro que hay cosas más importantes de las que podemos hablar con los recién llegados. Dales la bienvenida. Ámalos. El otro extremo es ver a los invitados como intrusos. Nuestra falta de atención envía un fuerte mensaje: “Gracias por venir, pero estamos bien aquí, no te necesitamos.”

4. ¿Cómo está tu actitud? Un problema constante que me encuentro son iglesias pequeñas que constantemente se quejan del pastor, la conferencia que no los atiende, la comunidad que se está perdiendo, y muchas otras cosas más. Si usted no tiene cuidado esa actitud puede llegar a ser visible, permanente, y actúa como repelente para las mismas personas que estas tratando de atraer. Mantenga una sonrisa en su rostro. La vida no es justa. Dios recompensa la fidelidad no la amargura. Piense en esto: ¿Quién querría estar en una iglesia que siempre está hablando de lo mal que están las cosas?

5. ¿Qué hay de malo en ser pequeño? ¡Nada! Pequeño no es lo mismo que deficiente. Algunos de los mejores restaurantes que he comido eran muy pequeños. Hay gente que está buscando específicamente una pequeña iglesia. Creen que las iglesias grandes son impersonales y quieren hacer una diferencia. Hay cosas que una iglesia pequeña puede ofrecer que una gran iglesia nunca podrá. Necesitamos iglesias de todos los tamaños. Si estas en una pequeña iglesia, se la mejor pequeña iglesia que puedes ser.

6. ¿Cómo son sus líderes? El liderazgo marca la diferencia. Una palabra de advertencia. Dado que en una pequeña iglesia los líderes son escasos la tentación es asumir demasiadas responsabilidades. Esto los puede quemar o puede enviar el mensaje a los nuevos líderes en potencia que no son necesarios. Continuamente anuncia la disponibilidad de puestos de liderazgo y mira a los recién llegados como ayuda, no amenaza.

7. ¿Para quién es tu iglesia? Si tu iglesia es para los ya convertidos, los miembros fundadores, para la gente que ya conocen las buenas nuevas, entonces no importa mucho el desorden, ventanas con corrientes de aire, baños malolientes y un servicio de adoración sin vida. Pero si la iglesia es para las personas que están lejos de Dios, un gran interés se debe tomar por el mensaje que el entorno envía. Ese mensaje es: Nos preocupamos por nuestra iglesia porque nos preocupamos por las personas perdidas que Dios traerá. Un edificio que no apesta es un gran comienzo . Píntela. Arréglela. Haga verla bonita. Todo es para ellos.

La iglesia a la que mencioné al principio de este artículo llegó a tener alrededor de 50 personas asistiendo. Si Dios puede hacer eso en una ciudad pequeña en medio de huertos de manzanas con seis personas, puede sin duda bendecirte donde tu estas. Gracias por tu servicio a Dios y la fidelidad a su obra. Gracias por mantener la luz encendida. Gracias por mantener la esperanza, la fe y el amor con vida en su pequeña iglesia.

¿Desea que este artículo de una presentación en power point para presentar a su iglesia? Escríbame a rhernandez@southernunion.com y recuerda ver nuestro webcast mensual cada primer lunes de cada mes a las 6pm hora del este en www.ustream.tv/leadsu Busque el artículo completo en la edición de octubre de Tidings de la Union del Sur www.southernunion.com

 

imprrh@gmail.com

Posts Google+