Santa Interrupcion

imprrh@gmail.com —  May 21, 2013

Santa Interrupción

 

La mayoría de nosotros vemos las interrupciones como algo negativo. Pero no tiene que ser así. Jesús hizo muchos milagros, después de una interrupción. Aquí hay tres principios para crecer:

1. Puede que parezcan interrupciones para ti, pero estaban en el calendario de Dios. Las interrupciones las definimos como “un pedido o encuentro que no estaba planeado”. Si observamos la vida de Jesús como ejemplo, podemos notar su reacción a las interrupciones.

*El primer milagro. Jesús fue a una fiesta a celebrar una boda, termino proveyendo vino para todos.

*El encuentro con la mujer de flujo de sangre. Estaba en camino a la casa de Jairo para realizar un milagro, termino realizando dos.

Hay muchos ejemplos más. Jesús bendijo niños, resucito muertos, levantó paralíticos, todos fuera del schedule programado para ese día (por lo menos a lo que humanamente se refiere)

2. Someter nuestro calendario al de Dios implica rendir nuestro control al suyo. Alguien dijo, que si quieres hacer sonreír a Dios, cuéntale tus planes definitivos. Hay dos tipos de personalidades. Sistemáticos y espontáneos. Los sistemáticos, especialmente, tienen problemas cuando se cambian los planes. Sea cual sea tu personalidad, comienza cada día con la realización que ser organizado es bueno, pero no al punto que resistas una interrupción divina. Somete tu calendario al de Dios. Tu no estas en el asiento de conductor, y Jesús no es tu copiloto. Espera las interrupciones, que hoy vendrán a tu vida. Recuerda lo que dice el profeta Isaías:

Isaías 41:4 “Yo soy el único Dios y mantengo bajo control todo lo que pasa en este mundo. He existido desde el principio, y existiré hasta el final.”

3. En ves de pensar como esa interrupción te afecta a ti, piensa como le ayuda a otros. Analizando otra vez las personalidades, hay una que le llamamos “Tipo A”. Esta personalidad se enfoca en alcanzar metas, hacer cosas, o completar una agenda agresiva.  Es fácil para este tipo de personalidad, pasar por encima como un tractor de las personas con tal de alcanzar los objetivos. Dios nos llama a detenernos un momento hoy, y en vez de ver la interrupción como una piedra en tu zapato, piensa en como tu ayuda será de bendición a la persona que ni siquiera tiene zapatos. El verdadero ministerio, es “centrado en otros”. No se usan las personas para alcanzar tus sueños, se descubren cuales son SUS sueños y le ayudas a ellos a hacerlos realidad.

Para pensar- ¿Que interrupciones te frustran?   Deja que Dios dirija tu calendario hoy.

imprrh@gmail.com

Posts Google+