Tres errores al cambiar la cultura de una organización

imprrh@gmail.com —  April 3, 2013

Tres errores al cambiar la cultura de una organización

Esta semana he tenido dos conversaciones con dos líderes que están tratando de mejorar/cambiar sus organizaciones, (iglesias) y hacerlas mas evangelisticas. Encontrar cierta oposición en el proceso de cambio es normal. Aquí hay algunas cosas que debes tener en cuenta, al considerar cambiar la cultura de tu iglesia. Recuerda dos principios claves:

*Cultura importa- La cultura de una organización es “cómo hacemos las cosas aquí”.

*Cultura > todo.

Al llegar a la iglesia / organización / nueva asignación, a veces tenemos las siguientes suposiciones equivocadas:

1. La gente quiere que la iglesia crezca.
Todo el mundo dice que quiere que la iglesia crezca. Hasta que empiezas a cambiar el status-quo. Entonces, no tanto. Erróneamente asumimos que la gente cree lo que ellos mismos dicen,  cuando dicen que quieren que su iglesia crezca. Crecimiento significa cambiar algunas cosas de lo que han estado haciendo, porque si siguen haciendo las mismas cosas que siempre han hecho, van a obtener los mismos resultados que siempre han obtenido. Ten en cuenta las siguientes preferencias en tu iglesia:
*Algunos prefieren lo pequeño.
El poder es adictivo, y temen que más gente = menos poder.
*Algunos prefieren lo mismo. Se acostumbraron a lo que tienen. Cómodo. Conocido.
Familiar.
*Algunos prefieren lo anterior.
El pastor anterior les enseñaba que su manera, era la única manera.

2. La gente quiere seguirte a ti.
Tu puedes ser el líder asignado, pero no siempre eres el verdadero líder. Tu crees que la gente va a abrazar tu increíble visión, que destruye demonios y mueve la tierra. Los miembros sólo quieren su Starbucks (descafeinado), cantar algunas canciones conocidas y escuchar un sermón que los ponga a dormir, no a trabajar. Tu quieres construir un Home Depot. Ellos una tiendita en la esquina del barrio.

3. La gente entiende el costo.
El cambio es duro. Cuando Jesús nos llama, nos invita a morir. ¡Eso no es divertido! Hay un alto costo para la excelencia. Su precio es que las personas pierdan su poder, control, la familiaridad y la manera como siempre se ha hecho. Por lo general, el líder vive, respira y duerme ministerio. La gente de la congregación tienen algo que llamamos “vida cotidiana”. El costo de un miembro de la iglesia que se le pide que lo de todo es alto. Explícales el costo con detalles, y asegúrales que terminar la obra del reino de Dios, es una necesidad.

Para hacer:
Aquí está una asignación. En tu junta, haz las siguientes dos preguntas y siéntate a tomar notas. Resiste la tentación de corregir, reprender, botar a nadie. No te pongas a la defensiva con la respuesta de ellos. Sólo siéntate y escucha. (Y toma buenas notas).
Aquí están las dos preguntas:
1. ¿Cómo se vería el éxito de esta iglesia en 3 años? Visualice por un momento lo que eso seria en: Asistencia, crecimiento, adoración, discipulado, ministerio de niños, participación de la juventud, finanzas.
(Sea lo más específico posible en cada área)
2. ¿Cómo piensas que te sentirías si en 3 años alcanzamos lo que nos hemos propuesto hacer?

Comentario o preguntas: rhernandez@southernunion.com

 

imprrh@gmail.com

Posts Google+