ESPANOL- Monstruos Secretos

imprrh@gmail.com —  March 22, 2013
Monstruos Secretos

La noticia triste, (y reciente), de dos figuras muy conocidas en la iglesia adventista en Norteamérica, me motivo a pensar y reflexionar en mi propia vida.

En primer lugar, el líder de un ministerio juvenil tiene una caída moral publica. Una voz fuerte en el ala conservadora de la iglesia, sus decisiones equivocadas traen repercusiones a lo largo y ancho de la denominación. La noticia de su caída, revelan su lucha con los monstruos secretos.

De igual manera, la noticia de la muerte auto-infligida de un ex-pastor y evangelista. Nunca lo conocí, pero tengo buenos amigos míos que lo tuvieron en su iglesia para campañas evangelisticas y dicen que era extremadamente capaz. Dejó el ministerio adventista oficial por un ministerio de sostén propio. Él también estaba luchando con monstruos secretos, en su caso, un problema de salud mental que agravo la situación difícil de su matrimonio que estaba en problemas.

Al darme cuenta de sus experiencias, reflexioné sobre mi propio ministerio y decidí escribir este corto artículo. Tres reflexiones son apropiadas:

1. Lloramos y nos entristece lo ocurrido en la vida de todos los afectados por estas tragedias. Independientemente de tus puntos de vista particulares sobre la política en la iglesia, el enfoque que tienes en el ministerio, ya sea conservador o contemporáneo, la postura sobre la ordenación de mujeres o la música, nunca nos regocijamos con la caída de un líder. Lloramos y aprovechamos este tiempo para hacer un estudio sobrio de nuestras propias vidas, y no nos atrevemos a gastar un minuto apuntando con el dedo que pudiera ser aprovechado de rodillas.

2. Como líderes, cualquier cosa que no se enfrente, admite y borre, con la gracia de Dios, puede afectarnos grandemente. Todos tenemos luchas internas, peleamos con debilidades, miedos, tentaciones y pecados sobre los cuales preferiríamos no pensar. Suprimir nuestras luchas y pretender que todo esta bien puede ser fatal.

3. Me parece a mi, (esto puede ser mi propia percepción, y puedo estar equivocado) de que el énfasis de nuestro ministerio y vida puede reflejar nuestra debilidad. Recuerdo varios consejeros matrimoniales que terminaron divorciados, una pareja en particular que estaba peleando detrás del escenario antes de que el marido hable sobre el matrimonio a la congregación. La realidad es que muchas veces luchamos con aquellas cosas que atacamos.

Tengo que analizar mi ministerio y mi vida y preguntarme:
¿Cuáles son los temas recurrentes en mi predicación?
¿Qué temas veo salir una y otra vez en mis interacciones con la gente?
¿Estaré proyectando un déficit en un aspecto de mi carácter al poner demasiado énfasis en esa área?

Tragedias como estas son evitables. Pero depende de mí el hacer los cambios, buscar ayuda, admitir mis imperfecciones, vivir basado en la realidad y no en una imagen. Tengo que encargarme de los Monstruos Secretos, antes de que me destruyan. Tengo que tomar una decisión, y elegir ser sano, no admirado.

imprrh@gmail.com

Posts Google+