En sus Zapatos- Mejorando la experiencia de las visitas a tu iglesia

imprrh@gmail.com —  March 8, 2013
En Sus Zapatos
 


Asisti a una iglesia hace un tiempo atras, en un raro sabado en el cual no estaba predicando. Me senté con mi familia, y llego la parte del servicio donde se recogeria la ofrenda. Sentí la necesidad de dar y decidi dar $300 a un proyecto especial. Miré a mi alrededor buscando un sobre de diezmo. No habia en mi banca. Mire hacia atrás y hacia adelante. No habia tampoco. Le pedi a mi hijo que saliera al vestíbulo, a buscar uno. Nada. Le pregunté a la señora a mi lado, un miembro de la iglesia, por sobres de diezmo. Ella dijo que los diáconos se los llevan, porque los niños dibujan sobre ellos durante el servicio. Eso me hizo pensar: ¿Cuántos otros donativos de $300 ha perdido esa iglesia, porque estaban preocupados por 10 sobres de diezmos que estaban siendo destruidos los sábados? Más sobre esto despues…
Visito muchas iglesias. Iglesias de todos los tamaños. Iglesias de todos los idiomas. Iglesias en las grandes ciudades y iglesias en el campo. Iglesias de todos los estilos, colores y sabores. Aquí hay tres recomendaciones para crear una mejor experiencia para los invitados que asisten a su iglesia. Preste atención a tres áreas:
1. Lo que oyen. ¿Es el servicio positivo? ¿Esta el director de la escuela sabática contento con los que están allí, o se queja de los que no estan? ¿Habla  el idioma “adventista” o pueden los invitados claramente discernir y entender lo que se dice? Cuando llega el momento de las ofrendas, ¿se pinta un cuadro de la visión, mision, y el progreso de la iglesia o se da una lista de quejas sobre las facturas por pagar, las deudas por cancelar, y la falta de compromiso por parte de los miembros? La gente da, se sienten atraídos, e inspirado por una visión positiva, y no una letanía de quejas.
2. Lo que ven. Este es un problema en muchas iglesias (queria decir en la mayoria de iglesias, pero no quiero sonar negativo). Como iba diciendo, en la mayoría de las iglesias no hay una letreros que especifiquen para los invitados donde estan localizados las cosas mas importantes. ¿Sabes tu dónde estan los baños, aulas infantiles, el santuario y el salón de compañerismo? ¡Ellos no! Otra cosa que veo muchas veces es desorden y como le dice un amigo “el tiradero”. Cuanto más tiempo estás en una iglesia, menos se ve la ventana rota pegada con cinta adhesiva, el techo que tiene manchas de agua, los boletines del año pasado en las aulas, las cajas, e himnarios fuera de lugar, cosas rotas en el estacionamiento y sillas oxidadas. El mensaje que eso envíaa un invitado es: A nosotros no nos importa nuestra iglesia. A ti tampoco debería. Por favor, no vengas otra vez aquí. Estamos bien sin ti.
3. Lo que huelen. 9.99 de 10 baños que uso en las iglesias huelen mal, se ven mal, y nunca sería aceptable en ninguna de las casas de los miembros. Las iglesias con olor a humedad, que apestan de olores poco atractivos, envían el mensaje: El servicio de hoy es para ser soportado, no disfrutado. Andy Stanley en su libro Deep & Wide, lo dice mejor: “el entorno físico hace más que dejar una buena impresión, envía un mensaje.” En muchas iglesias ese mensaje es: “No estamos esperando invitados. Lo que estamos haciendo aquí no es tan importante. Esperamos que alguien mas limpie después que terminemos. No nos sentimos orgullosos de nuestra iglesia. “(Stanley, Andy Deep & Wide)

¿Qué cambios puedes hacer? ¿Quién puede ser un par de ojos frescos que podrías invitan a echar un vistazo a tu iglesia y señalar algunas áreas de crecimiento?
Y por favor, tenga a mano algunos sobres de diezmo listos, disponibles y visibles. ¿No son gratis?

imprrh@gmail.com

Posts Google+